San Francisco de Asís

“El Señor te bendiga y te guarde. Te muestre su rostro y tenga piedad de ti. Te dirija su mirada y te de la paz” “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible.”